Acercándonos al concepto “patriarcado”

El concepto de patriarcado es uno de esos conceptos tan sumamente grandes que no se llegan a comprender a no ser que unx se sumerja en los entramados del feminismo y bucee por sus corrientes y la realidad. Es uno de esos conceptos que rompen con lo que conocemos, con lo que tenemos naturalizado e interiorizado. Es por eso que para comprenderlo es necesaria una fuerza que no se encuentra solamente en los libros, si no en un trabajo personal con el que se aprenda a mirar. Una vez que se hace, el mundo cambia y donde antes algo se nos presentaba como invisible, fagocita la realidad.

Una entrada en un blog que pretenda clarificarlo se topará con millones de muros ya que es imposible analizar, en tan poco espacio, todas las formas en las que está presente. Partiendo de eso, lo único que me propongo es lanzar alguna definición que nos encontremos y repasar algunos datos básicos.

El concepto en sí se empezó a utilizar de forma crítica por las feministas del siglo XX, específicamente en los años 70 de la mano de Kate Millet y su Política sexual. Momento también en el cual se comenzó a pensar aquello de que lo personal es político, comprobando que el patriarcado se extendía a lugares donde se entendía no tenía cabida (familia, relaciones sexuales, relaciones afectivas…). Es con la tercera ola y con lo que se denomina feminismos post-estructuralistas o queer cuando se empieza  a hacer una crítica a lo que se llama heteropatriarcado (1) comienzando a hacerse una deconstrucción de lo que entendemos por el sistema sexo-género.

Si miramos la historia parece entonces que el concepto va agrandándose conforme nos permiten (permitimos(2))reivindicar, criticar y examinar los elementos en los que el patriarcado tiene cabida. En una línea cronológica muy limitadora y simplista podríamos situarlos así:

cronología

Pero, ¿y la definición? Nuria Varela en feminismo para principiantes cita a Dolors Reguant, que dice así:

Forma de organización política, económica, religiosa y social basada en la idea de autoridad y liderazgo del varón, en la que se da el predominio de los hombres sobre las mujeres; del marido sobre la esposa; del padre sobre la madre, los hijos y las hijas; de los viejos sobre los jóvenes y de la línea de descendencia paterna sobre la materna. El patriarcado ha surgido de una toma de poder histórico por parte de los hombres, quienes se apropiaron de la sexualidad y reproducción de las mujeres y de su producto, los hijos, creando al mismo tiempo un orden simbólico a través de los mitos y la religión que lo perpetúan como única estructura posible.

Esta definición tiene un problema: ¿Dónde quedan las relaciones de poder innegables que salen del binomio mujer-hombre? Pero establece un par de elementos centrales. El primero es que el patriarcado es una organización, un sistema. Esto quiere decir que no constituye una esencia con la que tengamos que lidiar por constituir una naturaleza humana. Es algo construido y por lo tanto, algo que se puede destruir. Las explicaciones biologicistas y esencialistas para dar una razón de ser del patriarcado han sido variadas a lo largo de la historia, por lo que este pequeño gran detalle no se puede infravalorar.

Engels en el origen de la familia, la propiedad privada y el estado dio algunos pasos para derrotar este tipo teorías a pesar de que lo que mantiene en esa obra ha sido bastante criticado. En su momento, no obstante, consiguió que se tuvieran en cuanta otros elementos que no fueran los biológico-naturalistas.

A través de la influencia de L.H. Morgan mantuvo, a través de un materialismo histórico, que los modos de producción y las formas de organización familiar y social estaban íntimamente relacionadas, por lo que feministas socialistas posteriores como Clara Zetkin mantendrán que hay una relación intrínseca entre patriarcado y capitalismo, ya que se sostendrían mutuamente. Esto provocó, volviendo a Engels, que con la aparición de la propiedad privada el original matriarcado fuera sustituido por el patriarcado.

Este original matriarcado era uno de los elementos que conformaban la base de la teoría de este autor. No obstante, “en la actualidad, prácticamente todos los antropólogos están de acuerdo en negar la existencia de un matriarcado primitivo” (3) (4) . Una aclaración necesaria es que a pesar de que el patriarcado ha sido una constante a lo largo de la historia, no implica que constituya una parte de la naturaleza humana. Alguien con nociones generales de antropología explicaría cómo la cultura y otras determinaciones conforman distintos sistemas de creencias, sociales, económicos, políticos… y el patriarcado entraría dentro de los mismos.

Hemos clarificado el primer punto respecto a la definición, es algo construido.

El segundo punto es que a pesar de que la definición se limita a las relaciones hombre-mujer, deja claro quien ocupa el primer lugar en la jerarquía. Esa jerarquía está conformada por más aspectos pero serían las características de hombre, blanco, heterosexual, occidental y de clase alta las que posicionarían a alguien en la cima. Es decir, hay ciertos elementos que nos ofrecen privilegios y otros que nos los arrebatan (ser no heterosexual, mujer, trans, persona de color, no occidental…). [elementos que se han desarrollado ampliamente en la tercera ola].

Para terminar, mencionar otro elemento del que habla Alicia H. Puleo en 10 palabras clave sobre mujer. El patriarcado es metaestable, “va adaptándose a cada nueva estructura económica y política”. Esto tiene relación con los dos tipos de patriarcado que menciona en el mismo libro:

  • Patriarcado como coerción.
  • Patriarcado como consentimiento.

Aunque sirve a nivel pedagógico el diferenciarlos, en realidad no se pueden separar, ya que todo sistema patriarcal depende tanto de la coerción como del consentimiento. En este sentido creo que hay que nombrar necesariamente a Simone de Beauvoir, ya que en el segundo sexo se pregunta si la situación de la mujer configura una opresión o una alienación. La conclusión es que ambas. Para que se dé la opresión, según esta autora, es necesaria la alienación.

Los niveles de esa coerción/consentimiento o alienación/opresión variarán dependiendo de la forma que haya adquirido el patriarcado en un lugar y momento determinados.

Como conclusión dos cosas: la primera es que parecería que todo lo dicho nos inclina a mantener una actitud pesimista de la situación. El patriarcado ha existido siempre y se adapta. ¿Cómo salimos de ahí? Aunque partamos de estas dos premisas, que bien podrían tratarse con detenimiento, partimos de la base de que la lucha, las reivindicaciones, han conseguido que la situación haya cambiado. Por lo tanto, ¿qué se necesita? Concienciación de que el problema persiste y lucha para cambiar las cosas porque un mundo mejor es posible. La segunda es que hay muchísimas cosas que no se han tratado o si se han tratado, hay que aclarar, por lo que repito, esto es solo una pequeña aproximación que posiblemente no llegue a eso. Pero… poco a poco.

NOTAS

(1) El término surge de pensadoras feministas como Monique Wittig para las que el patriarcado conforma un sistema de dominación, cuyo principal dispositivo de perpetuación es la heterosexualidad obligatoria o heteronorma, como ideología dominante en base a la cual se establecen las relaciones heterosexuales como única forma de sexualidad aceptada socialmente”. – Apuntes curso AEGI: Curso experta en Intervención social para el Empoderamiento de mujeres.

(2) Al ser blanca, occidental y heterosexual ejerzo una opresión de la que tengo que ser consciente y que hay que trabajar para eliminar de forma constante.

(3) Celia Amorós (dir). 10 palabras clave sobre mujer.

(4) Las teorías que mantenían un matriarcado original, según Alicia H. Pulelo habrían partido de un error conceptual: equiparar matrilinealidad con matriarcado.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Apuntes curso AEGI: Curso experta en Intervención social para el Empoderamiento de mujeres.
  2. PULEO, Alicia H. Patriarcado. En: AMORÓS, Celia. 10 palabras clave sobre mujer. Navarra: Verbo Divino, 2000, p. 21-54.
  3. VARELA, Nuria. Feminismo para principiantes. 1ª edición actualizada. Barcelona:BSA, 2013.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s