Leyes y torturas.

Hace ya varias semanas dije en clase que la tortura en este país existía. Fue en clase de derecho administrativo concretamente. La profesora respondió que no y yo seguí con el tema insistiendo en que era innegable que el régimen FIES (Ficheros de Internos de Especial Seguimiento) tenía prácticas que vulneraban los derechos humanos. Mencioné la cantidad de testimonios que podemos encontrar. Se siguió negando. Siguiente paso lógico entonces: investigar.

Tuve la paciencia de leerme lo que la secretaría general de instituciones penitenciarias había establecido como normativa a través del ministerio del interior. Descubrí lo que ya sabía. Partamos de un hecho innegable: el derecho es interpretativo, si lo que aparece en la ley es difuso imaginémonos lo que ocurre en la realidad.

Antes de mostrar un par de partes de la ley en sí, comentar varias cosas:

De lo que hablo en esta entrada es de una reforma del reglamento penitenciario que a través de un real decreto se formalizó en 2011. No obstante, ha habido reglamentos e instrucciones anteriores sobre esta temática. Podríamos pensar por un segundo que estos cambios corresponden a cambios por la llegada de una nueva fuerza política pero no, los cambios se producen por algo mucho más tenebroso: porque el tribunal supremo lo declaró nulo de pleno derecho. En este artículo: FIES: la cárcel dentro de la cárcel explica esto con más detenimiento y cómo en 2011, la normativa que manejamos se hizo legal con el gobierno de Zapatero. Se incide también en el hecho de que los cambios no son realmente tales.

El segundo punto es que organizaciones como Amnistía ponen en entredicho el funcionamiento de las cárceles españolas siguiendo estudios realizados por ejemplo por la revista Forensic Science International o afirmaciones de personas de la ONU. Podemos encontrar más en este documento llamado España: Salir de las sombras. Es hora de poner fin a la detención en régimen de incomunicación. Podemos destacar del texto, no obstante, lo siguiente:

“Amnistía Internacional considera que el régimen de incomunicación en la legislación española viola, tanto en la teoría como en la práctica, las obligaciones contraídas por España en virtud del derecho internacional de los derechos humanos. Ningún otro país de la Unión Europea mantiene un régimen de detención con restricciones tan severas a los derechos de las personas detenidas. Las constantes denuncias de tortura y otros malos tratos formuladas por detenidos que han estado en régimen de incomunicación demuestran las graves consecuencias que este régimen de detención puede tener”

o

“En 2002, el Comité contra la Tortura reiteró su inquietud, señalando que se sentía “profundamente preocupado por el mantenimiento de la detención incomunicada hasta un máximo de [por aquel entonces] cinco días” y que “el Comité considera que el régimen de la incomunicación, independientemente de los resguardos legales para decretarla, facilita la comisión de actos de tortura y malos tratos””

Quiero destacar por otro lado a la activista Nuria Güell, quien investiga la ética de las instituciones. Comparto dos vídeos, uno en el que se ve a Güell con Amadeu Casellas, quien sufrió el régimen FIES durante bastantes años. El segundo, en el que aparece Nuria Güell hablando de las condiciones en las cárceles.

 

 

Después de lo dicho y el material compartido vayámonos a leer la normativa. Destacaré algunas cosas, para quien la quiere leer entera lo puede encontrar AQUÍ.

1.

cats
Imagen del documento del reglamento penitenciario 1.

Como ya decía al principio, el hecho de que en la normativa ponga una cosa, no implica que no sea interpretable. En este caso, se pone de manifiesto que las rondas se podrán llevar a cabo cada hora en el régimen cerrado, con todo lo que esto supone.

2. 

2
Imagen del documento del reglamento penitenciario 2.

Lo que confirma lo que podemos escuchar en los testimonios.

3.

3
Imagen del documento del reglamento penitenciario 3.

En la reforma del reglamento penitenciario parece que se insiste en que es una medida necesaria por el incremento de terrorismo, incidiendo más adelante en el yihadismo. El problema es que actualmente con la última reforma del código penal la palabra terrorismo no sólo se desvirtúa en la práctica, sino a nivel práctico. En este artículo de El Diagonal, Cuenta atrás para un nuevo recorte de libertades. podemos leer:

“También se potencia la figura del terrorista como la persona que “comete un acto terrorista”, sin tener que estar vinculado a una organización, dejando vía libre para que los delitos de terrorismo se apliquen cuando la Administración de Justicia entienda que hay un objetivo ideológico”.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s