8 de marzo.

Hoy es 8 de marzo, día internacional de la mujer. Supongo que no faltarán las personas que increpen por la inexistencia de un día internacional del hombre. Hoy, hagamos oídos sordos. Hoy tendría que ganar la sororidad y no la lucha individual contra el macho(1) que nos quiere robar nuestro espacio de esa forma tan sutil pero efectiva que ha construido alrededor de sí. Por suerte esa sutilidad cada día se pone más al descubierto pero aun así parece evidente que las estrategias que el patriarcado utiliza funcionan como el capitalismo, amoldándose, perdiendo fuerza durante unos minutos para en los siguientes volver como nunca. Y es el problema de interiorizar estructuras tan sumamente potentes y con tanto recorrido. Por poner un ejemplo antes de continuar, hoy me he levantado sorprendida de que el TT en twitter fuera FELIZ día de la mujer ¿Feliz? Pensaba que era de reivindicación… matices que hasta cierto punto quieren provocar un inmovilismo en las luchas.

Pero me voy de lo que quería. SORORIDAD. Esa palabra tan bonita que a veces hace falta poner un poco más en práctica. Quizá mucho. Pero en eso estamos, desaprendiendo esa competitividad y esas estructuras, también interiorizadas, que dentro del movimiento feminista están más que latentes. Y todes caemos en ese juego de matanza social porque la jerarquización ha entrado a ocupar una parte en todos los ámbitos de la vida (desde la escuela al trabajo, desde el interior del hogar hasta fuera) y a veces silenciamos otras luchas. Es por eso que seguro que puedo decir veinte burradas al día pero espero que ahí estén mis hermanes para ayudarme. Incluso hermanes sin nombre, en ese gran espacio donde quizá haya más conexión que en otros, el ciberespacio.

¡Ay! Pero espera, el trabajo no es solo de elles, esto es una piña, hay que escuchar. La sororidad no funciona si no se escucha, si no se abraza a le otre.

¡Ay! de les que están abajo, sufriendo opresiones que no sufrimos nosotres. Iba decir les blances. ¿Pero las prostitutas, les asexuales, les trans…? La sororidad no funciona si no escuchamos, de nuevo, a quien experimenta lo que nosotres no hacemos. Si no… no es sororidad, es otra cosa. Es ego. Y el ego… a mí no me suena muy feminista, para qué engañarnos. Me suena a perpetuar esa jerarquización que a veces nos mata. Cuidado entonces de no oprimir a otres compañeres, de no echarles un doble trabajo que no deberían llevar en las espaldas. ¡Cuidado con las jerarquías! El feminismo tiene que horizontalizarse, porque si no es opresivo. Y eso, junto con otros muchos trabajos en el feminismo es un trabajo diario, personal/colectivo y constante.

Quizá se me vaya a decir que yo parto de un feminismo en concreto. Pues está claro que sí. Pero hay algo que creo que tenemos que trabajarnos todes y cada une de les feministas y es la de no dogmatizarse. Donde hay dogmas no hay razón, no hay pasión ni sentimientos, solo estrictos caminos a seguir que nos podían valer ayer pero que no tienen nada que ver con mañana.Y es que eso es perpetuar las dinámicas patriarcales/capitalistas, es decir que sus dinámicas valen. Y para qué engañarnos, a mi no me valen.

Un abrazo a todes. ¡Sigamos luchando, por supuesto, pero también DEJEMOS LUCHAR! Y esto último, esto último es fundamental.

(1) Aclaración: macho no es igual a hombre. He querido utilizar la ironía de Valerie Solanas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s